Patrimonio edilicio

Capurro Hnos.

Carlos Antonio Brugo, fundador del pueblo que llevaría su nombre, era tío de Adela del Piano Brugo y convenció a su esposo Emanuel Capurro a instalarse en Brugo con un negocio de ramos generales.

Dos de sus hijos menores, Enrique con 18 años y Silvio con 16 se dedicaron al acopio de leña, carbón y cereales en la zona. Con la llegada del ferrocarril, la construcción de la Estación Hasenkamp y de la villa, compraron en 1907 una extensión de tierras paralela a lo que hoy es calle Ramírez.

Allí establecen la firma Capurro Hermanos, tenían una flota de carros tirados por bueyes dedicados al traslado de leña, carbón y cereales hacia el puerto de Brugo de donde traían mercaderías y materiales de construcción.

En la esquina con calle Haedo se instala el Almacén de Ramos Generales, en el centro,  sobre calle Ramírez, los galpones de depósito (actual edificio de la Cooperativa 25 de Mayo) y casa de familia en la esquina de Ramírez y 25 de Mayo que fuera construida por Guillermo Marcuzzo, un albañil de origen italiano.

Posteriormente el casa familiar fue ocupada por Enrique Murphy, un inglés que estableció en el lugar la primera veterinaria de la que se tengan noticias.

Este edificio ha sido restaurado manteniendo sus características originales por sus actuales propietarios la familia Battau. Una muy elogiable actitud tan poco frecuente en una comunidad tan poco atenta a la belleza histórica der sus edificios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.