Patrimonio edilicio

El puesto de la Estancia

Ante las grandes extensiones de sus campos, los estancieros construían viviendas en puntos estratégicos donde se instalaba algún empleado, solo o con su familia, que cumplía diversas funciones, en especial la de vigilancia para evitar sobre todo el cuatrerismo.

Por lo general, estos llamados puestos eran ranchos precarios que solo el esfuerzo del puestero podía convertir en buenas viviendas dignas.

No es el caso del puesto de la Estancia “Los Naranjos” que los hermanos Hasenkamp, inusuales patrones que solían preocuparse por sus empleados,  tenían en lo que luego sería su pueblo.

Era una amplia casa de ladrillos revocados a la cal y techo de zinc a dos aguas que se levantaba solitaria en una altura, cerca de la actual plaza “Malvinas Argentinas”.

El primer puestero del que se tenga registro fue don Baulio Silva. Posteriormente aparecen nombres como Giménez, Olivera, Zalazar y Donato Neto.

Cuando surge el pueblo, el antiguo puesto de vigilancia quedaría incorporado al nuevo trazado en el lote c del potrero I que, en el plano de mensura de 1913, figura como vendido a don Juan Ruiz Moreno.

Cuando los primeros pobladores comenzaron a llegar junto con el ferrocarril y a crecer su número, la provincia instaló un destacamento policial que dependía de Antonio Tomás, ubicándolo en  lo que había sido el puesto de la Estancia.

En 1914, con el crecimiento de la población, el destacamento se elevó a la categoría de Comisaría y es designando como primer comisario de Hasenkamp, Domingo Mendoza, un legendario personaje de la época que moriría en un tiroteo el 22 de mayo de 1931 ( Ver “El Duelo”).

La comisaría funcionaría en la vieja casona del puesto hasta 1918 en que se trasladó a un local sobre la Avenida San Martín propiedad de Mariano Cambra, quien fuera el primer habitante de Hasenkamp del que se tiene conocimiento. 

Por su parte, el edificio del antiguo puesto de la estancia fue adquirido por don Ángel Tricárique que lo habitó con su familia durante muchos años. Sus descendientes lo vendieron y el edificio fue demolido en enero de 2020.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.