Clubes,  Instituciones,  Sin categoría

«Nacimos bajo un ombú»

  Carlos Rodríguez nació el 21 de abril de 1926 en Hasenkamp. Tiene 87 años y es uno de los miembros fundadores de la Liga de Fútbol de Paraná Campaña. La vida intensa de quien fue docente y diputado provincial. Hombre de palabras, se dedica a la poesía.

   Una sonrisa amplia y una memoria prodigiosa. A sus 87 años Carlos Rodríguez vive con intensidad cada momento, propio de quien dejará huella. En fútbol presidió por primera vez los destinos de Atlético Hasenkamp desde 1952 hasta 1966 en forma alternada. En la Liga de Paraná Campaña, fue uno de sus fundadores. Hay una historia que contar. Y en primera persona.

  PRIMEROS PASOS. “Las primeras reuniones fueron en enero o febrero de 1953 y fue en un campeonato relámpago que realizó nuestra institución, Atlético Hasenkamp, donde fueron invitados todos los otros clubes que en ese momento tenían fútbol en Paraná Campaña, por ejemplo, Atlético y Litoral de María Grande, Independiente y Atlético de Hernandarias, Deportivo Tuyango de Piedras Blancas y Unión de Las Garzas.

  Teníamos la cancha en Brown y Dr. Haedo y ahí había un gran ombú. Y en los entretiempos, eran partidos de once jugadores con dos tiempos de veinte minutos, charlábamos. Ahí se realizó la primera reunión. Se habló de formar una Liga. Y como el campeonato a su vez no terminó ese domingo, quedaron las semifinales y final para el siguiente, cada delegado se llevó la propuesta de la fundación de la liga a su club y que durante la semana hicieran las reuniones como traer algo más o menos conformado para el domingo siguiente. Ahí se hizo la segunda reunión y justamente los delegados de Atlético María Grande y Litoral ya vinieron con la propuesta formal del nombre del presidente, proponiendo a Manuel Rotman, una muy buena persona. Se llegó a un acuerdo que las tres personas principales iban a ser de María Grande y los demás serían integrantes de los clubes de Paraná Campaña.

  Esas fueron las dos primeras reuniones. Bien se podría decir que nacimos bajo un ombú, que todavía existe”.

  DE TODO UN POCO: “Yo era presidente del Club Atlético Hasenkamp, pero además jugué hasta los 40 años, era dirigente y jugador. La mayoría lo éramos. Actué en Atlético Hasenkamp, y cuando estudié en Paraná jugué para Unión Agrarios Cerrito que competía allá. Era wing izquierdo, no era tan goleador, pero si tiraba buenos centros”.

   INTENCIONES: “A pesar de ser jugadores, la premisa al fundarse la liga era que había que anteponer los deseos y vehemencia a favor de su formación y no del club al cual uno pertenecía, porque ya habían existido otras ligas, pero por peleas internas desaparecieron. Acá había que anteponer los intereses en favor de la liga. Así fue toda la vida, desde el momento en como se encuentra la Liga de Fútbol hoy, siendo una más de las reconocidas del interior. Primeramente, formamos el Consejo Directivo y Tribunal de Penas. En la personería jurídica trabajo mucho Enrique Martínez. El Tribunal de Penas tomó todo en serio y fueron ecuánimes en todo momento, esa credibilidad fue la que mantuvo siempre la Liga en forma y dándole vida permanente. Había grandes discusiones obvio, pero terminaban siempre con unos asados a la madrugada.

  En la Liga no estuve mucho tiempo, pero en Atlético Hasenkamp cada dos años era presidente hasta el año 1966, pero luego me convocaron con 80 años y tuve un cargo de secretaría en la gestión de Rubén Ceballos, donde logramos conseguir todo el papelerío de Personería Jurídica”.

  1953: “El primero fue un torneo duro, muy parejo, con siete equipos participantes. En ese entonces no había cambios así que si se lesionaba alguno tenías que seguir con diez jugadores. Nosotros lo teníamos a Hugo Ruíz Moreno, él era el capitán y la base de todo el equipo, también había una serie de jugadores muy buenos en otros elencos, como Pino Bártoli, en Atlético María Grande”.

  EL CLUB: “La cancha de Atlético Hasenkamp estaba ubicada en calle Brown y Dr. Haedo, después vinimos donde actualmente está el club. Conseguimos los estatutos y organizamos la parte institucional. Entonces el doctor Germán Hasenkamp había hecho la promesa que si hacia todo eso, donaba 12 hectáreas. Nos dio las dos primeras para la sede y la cancha y luego una más. En otras presidencias como la del doctor Raimundo Kisser compraron 15 hectáreas, totalizando 18”.

  RECUERDOS: “Ninguna de las instituciones fundadoras ocupó la presidencia, todos trabajamos por los clubes hacia la Liga. Manuel Rotman fue muy buen presidente, muy sensato, muy conciliador, buen administrador. En aquellos tiempos la Liga no originaba tantos gastos como hoy. También pudo ser Hernandarias la sede, pudimos ser nosotros, pero el gran problema era las comunicaciones y los caminos de tierra”.

  AMIGO ÁRBOL: “Al ver el ombú se me viene un gratísimo recuerdo por ejemplo del Negro Galperín a quien le decíamos Carbonilla. Tenía un entusiasmo terrible, no era un gran jugador, era como yo de patadura, pero era un tipo que le encantaba enormemente el fútbol, tenía un gran entusiasmo para fundar la Liga. En el ombú nos juntábamos dos personas por club, éramos 14 o 15 personas y nos sentábamos alrededor de él, según nos diera la sombra, charlábamos y discutíamos sobre la conformación de la Liga siempre con el interés de organizar el fútbol, porque si no jugábamos torneos cada 15 días, por eso la idea de formar una Liga y jugar en forma más organizada. En el ombú fue la primera conversación. He fundado varias instituciones y ver que una de las hijas (por la liga) haya progresado tanto y con buen comportamiento, me llena de alegría. Me gustaría que los dirigentes comprendan eso, lo entiendan y sigan conservando a la Liga de la forma en que hoy está trabajando”.

RE EZEQUIEL, 1953 – 13 DE MAYO – 2013. TIERRA DE PASIONES, LIGA DE FÚTBOL DE PARANÁ CAMPAÑA, UNA HISTORIA DE 60 AÑOS, pp.10-12.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.