Comercios,  Familias

Mercería Vita

En la esquina de las actuales calles Urquiza y Sarmiento vivía el matrimonio de Alberto Isaac Eskenazi y Clara Vita, quienes tenían una tienda, llamada “El baratillo Alberto”. Con ellos vino a trabajar, proveniente de Santa Fe, un hermano de Clara llamado Salvador.

Salvador Vita era soltero y mantenía una amistad con un joven farmacéutico de apellido Villaraza que asistía al Dr. Ferro en su farmacia. Con el tiempo, Salvador contrajo matrimonio con una novia que tenía en Santa Fe, llamada Rebecca Roitman. Los Vita eran judíos sefaradíes, originarios de Tudela en la región vasca de España.

Alberto Eskenazi había abierto una sucursal de su tienda en María Grande la que era atendida por sus otros cuñados, Jacobo y Alfredo Vita. Alrededor del año 1940 abandonó Hasenkamp para radicarse en María Grande.

Se creía que Alberto Eskenazi podría tener algún parentesco con Enrique Eskenazi, quien era la cabeza del grupo Peterson, principales accionistas de los Bancos de Santa Fe, Entre Ríos, San Juan y Santa Cruz, con empresas en ingeniería y construcciones, energía, agroindustrias y servicios urbanos, cuya fortuna se considerada entre las treinta más grandes del país. En realidad, no fueron parientes y ni siquiera se conocieron.

Sin embargo, sí existía un parentesco entre los Vita y Enrique Eskenazi, pues Jacobo Vita se había casado con una hermana del empresario santafesino. Un de los hijos de este matrimonio, llamado Ovidio Vita, es presidente de la fundación Banco Entre Ríos.

Salvador y Rebeca instalaron un negocio, la Mercería Vita, en el antiguo local de la Farmacia Borré en Sarmiento y Diagonal Libertad. También ocuparon la vivienda que estaba junto al local, donde actualmente se encuentra la tienda Acuario.

El matrimonio Vita-Roitman durante más de diez años mantuvo su negocio y tuvieron en Hasenkamp tres hijos: Ovidio Elías, Clara Miriam y Mirna Elda. Pero, cuando los hijos necesitaron continuar con sus estudios secundarios y universitarios, abandonaron la Villa para radicarse en Córdoba donde nació su hija Griselda.

Su hijo mayor, Ovidio Elías, se recibió de médico, emigró a EEUU y se radicó en Orlando. Con el tiempo llevó a toda su familia con él. Sus padres, Salvador y Rebecca, fallecieron en ese país.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.