Comercios,  Sin categoría

El Baratillo Alberto

El “Baratillo Alberto” perteneció a Alberto Isaac Eskenazi y a su señora de apellido Vita. Era una tienda ubicada en la esquina entre la actual calle Urquiza y Sarmiento y fue probablemente el primer negocio que se dedicó pura y exclusivamente a vender telas, hilos y botones.

Los Esquenazi eran muy amables y afectuosos, mi padre era cliente y amigo de ellos. Recuerdo que después de cerrar su negocio iba asiduamente a conversar con Don Alberto, a veces yo iba con él y gozaba del trato cariñoso que me brindaba la señora. Ella era consejera de mi padre cuando él compraba las telas para hacernos hacer los vestidos, esas confecciones las realizaba una modista de apellido Mignola que alquilaba en la casa de la familia Márquez, donde actualmente funciona la heladería Campay.

No olvido nunca cuando mi padre, guiado por la señora de Alberto, nos compró una lanilla azul marino y nos hizo hacer unos vestidos con adornos rojos y botones del mismo color. Creo que esa vestimenta la recordaré y guardaré en mi mente para siempre.

Después de mucho tiempo llegó un hermano o sobrino, Salvador Vita, que trasladó el negocio al edificio que hoy ocupa Tienda Acuario.

La casualidad hizo que, cuando yo ya era maestra, la señora Vita pidiera que su hija mayor fuera mi alumna. Luego ellos se fueron de este pueblo, creo que a Buenos Aires.

En 2004 vino a visitarme un ex alumno, Roberto Petrich que era Brigadier y me contó que los hijos de los Vita estaban en Estados Unidos y como ellos habían sido amigos en Hasenkamp, continuaron esa relación. Roberto fue invitado a viajar para la fiesta de una nieta de los Vita (ellas lo llamaban tío) y le pidió que llevara su uniforme de gala porque quería lucirse al entrar del brazo de su tío engalanado y él le dio el gusto.

La casualidad volvía a cruzar caminos: Rebecca era la abuela que me había elegido para que fuera la maestra de la madre de esta niña, que ahora elegía a Roberto, mi ex alumno, para que la acompañara a ella en su fiesta en Estados Unidos.

Texto de Lilí    (Juana Evangelina Ruiz Moreno de Ziegler)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.