Historia,  Municipio,  Origen

La Colonia y la Villa

En la radio del Tano suena una polca el domingo por la mañana. Saludos, comentarios y otros temas musicales se escuchan en “De la colonia a Hasenkamp” el programa que rinde tributo a los descendientes de alemanes, especialmente a los del Volga que todavía quedan en la Colonia Oficial N°4 y a los muchos que ya se encuentran radicados en Hasenkamp.

Siempre me pregunté si el nombre del programa tiene que ver con la Colonia Oficial N°4 o es solo un nombre genérico. Porque si hace referencia a la Colonia Oficial, no solo deberían escucharse polcas, sino también tarantelas, zarzuelas e incluso folclore porque esos campos fueron poblados por muchos inmigrantes alemanes, pero también por italianos, españoles, algún que otro eslavo e, incluso, por muchos colonos criollos.

En el caso de los llamados eslavos, en la actualidad eslovenos, fueron inmigrantes que ingresaron con pasaporte austríaco pues sus lugares de origen estaban bajo el dominio del Imperio austrohúngaro, y solo conociendo su aldea de origen se podría saber si son eslovenos, croatas, montenegrinos, serbios, bosnios, etc.

Es cierto que fue la colectividad alemana la de mayor presencia en la Colonia Oficial y la que ha mantenido sus tradiciones y su música a diferencia de las de otro origen.

Pero, ¿cuál es la relación entre la Colonia y la Villa? Es de una integración fundamental, tanto que se la puede considerar como parte de Hasenkamp.

Cuando el 27 de junio de 1951 se crea el municipio, gran parte de la colonia quedará dentro de su éjido. Pero hay otros datos que dan cuenta de la relación entre la creación de la Colonia y la Estación del Ferrocarril de Villa Hasenkamp.

Una es la Ley N°2985 de Transformación Agraria, sancionada el 30 de junio de 1934 durante el gobierno de Luis Etchevehere, la que establecía en su primer artículo que las tierras a comprar o expropiar para el establecimiento de colonias deberían estar ubicadas dentro de los 25 kilómetros de las estaciones ferroviarias y a 60 kilómetros de los puertos.

Esta Ley también creaba un Consejo Agrario integrado por siete miembros, con la función de asesorar al Poder Ejecutivo sobre las tierras a adquirirse, las condiciones que debían reunir los aspirantes a adquirir un lote, llevar el control técnico y administrativo de las nuevas colonias entre otras funciones.

El Consejo estaba conformado por el director del Departamento Agrícola-Ganadero, Ing. Juan R. Báez, el Dr. Ramón Ferreyra en representación del Banco de Entre Ríos, el senador Antonio Aquistapace en representación del Honorable Senado, los diputados Dr. Roberto Vilar, el señor Emilio Ricciardi en representación de la Honorable Cámara de Diputados y el señor Marcos Resnisky en representación de la Federación Entrerriana de Cooperativas. Al representante de los colonos se lo elegiría cuando las colonias estuvieran conformadas.

Para 1934 el Poder Ejecutivo ya había comprado, de acuerdo a lo aconsejado por el Consejo Agrario, un campo de 4.605 hectáreas en el Departamento Federación, a dos leguas de Estación Chajarí, donde se organizó la Colonia Oficial N°1 y otro de 4.600 hectáreas en el Departamento Villaguay donde se estableció la Colonia Oficial N°2.

El Consejo Agrario también había aconsejado la compra de otros dos campos, uno situado en La Paz para la Colonia Oficial N°3 y otro de 12.000 hectáreas sobre Estación Hasenkamp, Departamento Paraná, para establecer la Colonia oficial N°4. (1)

El 28 de mayo de 1935, en el despacho del Gobernador, con el Ministro de Hacienda, Dr. Horne, y del Dr. José Carlos Predolini Parera, en representación de sus hermanos, herederos de doña Delia Parera de Predolini, el escribano mayor de gobierno señor Antola, autoriza la escritura de transferencia al gobierno de la provincia por la compra del campo ubicado en los distritos María Grande Segunda y Antonio Tomás con una superficie de 12.663 hectáreas, 83 áreas y 29 centiáreas, con destino a la ley de colonización oficial, de acuerdo con la Ley 2.985 de “Transformación Agraria”.

Esta operación fue por la suma de $ 1.393.021,60 pagaderos en títulos cotizados a la par y denominados de “transformación agraria, estando comprendido en este precio todas las mejoras existentes, edificación, molinos, potreros y demás adheridos al suelo”. (2)

Estos datos dan cuenta de que la Colonia Oficial N°4 se constituyó en la Estación Hasenkamp. Otro aporte de la ley de Transformación Agraria es el requisito de establecer una cooperativa que nucleara a los futuros colonos. Dicha cooperativa, hoy desaparecida, se estableció en Hasenkamp, se llamó Ramírez y tuvo domicilio en calle San Lorenzo en una propiedad de la familia Rotman y realizaba acopio de cereales en galpones que se encontraban en Av. San Martín y 3 de Febrero.

Don Rosendo Cian, antiguo colono, me comentaba que ellos entregaban el cereal a la cooperativa en el antiguo galpón del otro lado del ferrocarril, hoy propiedad de la Ganadera Gral. Ramírez, desde donde se trasladaba por ferrocarril. Aunque según don Carlos Schneider, ese galpón, en realidad, era del acopio de cereales de Sebastián Ger Villacampa.

La creación de la Colonia Oficial N°4 dio un gran impulso económico a la Villa, no solo a los grandes acopiadores de cereales como Capurro, Villacampa y la Cooperativa Ramírez, también a los comerciantes que proveían de mercaderías a los colonos y a los diferentes oficios que les brindaban sus servicios.

Con el tiempo, muchos colonos, ya mayores, se establecieron en la Villa dejando a sus hijos a cargo de la explotación agropecuaria y otros descendientes de familias numerosas, sin posibilidad de trabajar sus campos, buscaron en el pueblo una ocupación donde desarrollarse.

Ejemplo de ello fueron Yanz, con carpintería, Kloss y Raminger, con almacén y acopio de huevos provistos por los mismos colonos, Gomar, Gareis, con taller mecánico, Kisser, taller metalúrgico o Goltz, transporte.

Otras numerosas familias de variados oficios y orígenes llegaron y se formaron en la creciente Villa como los Ernst, Schepens, Audicio, Amend, Cian, Maurice, Seimandi, Utz, Ladner, Graciani, Invenenatto, Grosso, Hemerling, Schneider, Passutti, Muller, Zárate, Homar, Salamone, Tricarique, Espinosa, Piris, Leiss, Kapobel, Emeri, Strack y tantos otros.

A ellos también recordaremos como los que aportaron al desarrollo de la Villa escuchando una polca en “De la colonia a Hasenkamp”.

(1)  “Memoria del Ministerio de Hacienda, Justicia e Instrucción Pública – Año 1934”, Imprenta de la provincia, Paraná, 1934, pp. 23 – 25.

(2) “El gobierno ha realizado la operación más importante en materia de adquisición de tierras para colonizar”, El Diario de Paraná, publicación del 29 de mayo de 1935.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *